La formación ha muerto. Viva el compromiso

La noticia es la siguiente:

“Ayer por la tarde, y acompañada de un numeroso séquito, se dio sepultura a Doña Formación Tradicional. Doña Formación falleció a causa de una larga enfermedad, que la tuvo postrada en cama muchos años. Durante los últimos 5 años ha recibido  tratamiento paliativo, por parte del servicio médico habitual,  para reducir sus dolores. Descanse en paz.”

La noticia es la siguiente:

“Ayer se  confirmo la  noticia, de la cual se oían rumores desde hacia varios días, de que, definitivamente, las empresas han apostado para que la formación que recibirán sus empleados, sirva para ayudarles a conseguir sus objetivos. después de largas y tediosas negociaciones, las empresas y la autoridad pertinente, junto con una representación de los trabajadores, han acordado que la inversión que hacen en concepto de formación debe tener un retorno en concepto de resultados para la empresa, a la vez que para los trabajadores”

Lo sorprendente de estas dos noticias publicadas, es que no causaron sorpresa, causaron estupor!!

La muerte de Doña Formación Tradicional unida al acuerdo que han llegado empresas y trabajadores con la Autoridad Pertinente, significa lo siguiente:

– Establecer una nueva forma de relacionarse las empresas de formación con las empresas que recibían esta formación.

– Formar a todos los formadores en un concepto totalmente nuevo, en el cual tendrían que hacer cosas que aportaran valor añadido práctico y demostrable

– Crear un nuevo tipo de programas a través de los cuales se garantizara a las empresas el retorno de la inversión que habían realizado en concepto de formación.

La Formación Tradicional ha muerto debido a que no aportaba más valor que el conocimiento, y en la sociedad actual, anteriormente llamada sociedad del conocimiento, éste  no es suficiente como valor diferencial fundamental. Dicho de otra manera, en la actualidad el acceso al conocimiento es universal (siempre que se establezcan una mínimas condiciones), y por el hecho de ser universal, no representa una ventaja competitiva.

En la actualidad el valor diferencial se centra en la capacidad que tengan las empresas de conseguir que estos conocimientos se transformen en ventaja competitiva que les ayude a conseguir sus objetivos y a posicionarse mejor que su competencia.

Para ello, las empresas que están trabajando en el sector de la formación, deben realizar un giro de 360º y pasar de ser unas meras transmisoras de conocimiento, a ser las responsables de establecer una estrategia que asegure que, mediante el conocimiento, las empresas cliente van a obtener los resultados que han previsto.
Este cambio no es baladí, ya que significa lo siguiente:

1- El formador llegaba, daba el curso y se marchaba, ahora debe entender cuales son los objetivos del cliente y decidir que conocimientos se necesitan para garantizarlos.

2- El formador deja de serlo para pasar a ser consultor, como persona que aporta más valor añadido a la empresa que le contrata.

3- El consultor debe establecer el programa y desarrollar el proceso, para que mediante el conocimiento, cambien los hábitos de las personas y se consigan los resultados.

4- El consultor, junto con el cliente debe establecer los Indicadores por los cuales va a ser medida su actividad.

5- El consultor debe comprometerse con los resultados. Solo así el programa establecido será creíble para el cliente. Si no hay compromiso, no hay responsabilidad y si no hay responsabilidad no hay garantías de que el programa se vaya a cumplir.
Para  asegurar los resultados, el consultor establece un plan de seguimiento de los mísmos. En esta situación, el Consultor deja de ser un elemento externo al grupo para integrarse en él. Pasa de decir Vosotros a decir Nosotros.

6- Este cambio, significa que el Formador pasa de ser un emisor de conocimiento,  a ser un Consultor que se compromete con los resultados del cliente, que por ende pasan a ser los suyos. Siendo esto así, parece lógico que, una parte de los ingresos del Consultor estén ligados a la consecución o no, de los resultados por parte del cliente.

Un comentario en “La formación ha muerto. Viva el compromiso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s